Noticias del Mundo

¿Impuesto a los más ricos tras pandemia? La idea avanza en Reino Unido

impuestos a los mas ricosNotimex.- ¿Y si se impusiera a los más ricos contribuir a la recuperación tras la pandemia? La idea gana terreno en el Reino Unido, un país conocido por su generosidad con las grandes fortunas donde la crisis sanitaria amenaza con exacerbar las desigualdades.

Las consecuencias económicas de la crisis sanitaria se anuncian duras: desempleo masivo, quiebras en serie, empobrecimiento de los más vulnerables.

Pero para los multimillonarios, el nuevo mundo podría parecerse mucho al viejo.

Los activos de las mil mayores fortunas del Reino Unido se han reducido en 54.000 millones de libras (68.000 millones de dólares) en sólo dos meses por el impacto de la pandemia, pero se mantiene en 743.000 millones de libras.

En el país hay 147 multimillonarios y Londres es su capital mundial, encabezada por el inventor James Dyson, conocido por sus aspiradoras sin bolsa, con una fortuna estimada en 16.200 millones de libras.

El dinero sigue lloviendo en la cima", dice Rowland Atkinson, profesor de la Universidad de Sheffield, en el norte de Inglaterra, y autor del libro "Alpha City: How London Was Captured by the Super-Rich".

Algunos multimillonarios han sido acusados durante la crisis sanitaria de querer aprovecharse de las ayudas públicas, recurriendo a préstamos o sistemas de desempleo parcial, para redondear sus negocios.

La oenegé Greenpeace ha acusado a Richard Branson, fundador de Virgin, de no haber pagado impuestos en el Reino Unido durante 14 años y exigir ahora al gobierno que salve a su aerolínea Virgin Atlantic.
Tras la pandemia de coronavirus surge el espectro de una nueva década de austeridad después de la provocada por la crisis financiera de 2008, que solo reforzó las desigualdades en detrimento de los más pobres.

El gobierno de Boris Johnson gasta actualmente decenas de miles de millones de libras para amortiguar el choque y evitar un daño social excesivo.
Pero el déficit se disparará a casi 300.000 millones de libras en un año y su financiación será una pesadilla para los conservadores, que tradicionalmente han sido reacios a gravar a los ricos.